imagen de una jugadora celebrando un gol

«Las mujeres no pueden tener menos derechos que nosotros por el simple hecho de ser mujeres«. Así arranca el comunicado que ha emitido recientemente la selección de fútbol de Dinamarca que ha estado luchando, de la mano de la selección femenina, por que los dos equipos nacionales dispongan del mismo sueldo. La Federación de Fútbol Danesa (DBU, por sus siglas en danés). Y continúan, directos al grano: «Es por eso que nos ofrecemos a reducir 500.000 coronas al año de nuestro sueldo para que la DBU se la dé a la selección femenina y que así tenga los mismos derechos que nosotros«.

El central danés Simon Kjær, capitán de la selección danesa y actualmente jugador del Sevilla FC, que también ha participado en varias campañas contra la homofobia en el deporte, ha explicado que después de tantos meses de ‘impasse’ en torno a los sueldos de las jugadoras del equipo nacional, que llevan peleando desde diciembre del año pasado por tener un mejor salario, la Federación de Fútbol de Dinamarca debe ahora aceptar este trato como solución al conflicto, porque de este modo, el sueldo de las chicas será «idéntico a la base contractual» que tienen los chicos.

«Somos los dos equipos nacionales, estamos juntos y nos responsabilizamos los unos de los otros. Ahora la DBU también debe estar a la altura de sus responsabilidades. Les damos la oportunidad de hacer esto, y conseguir que el acuerdo quede cerrado con la oferta que les presentamos. Por el bien del fútbol danés», insiste Kjær.

Leer el artículo completo en El Confidencial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.